Iniciativa de la Hoja de Ruta del Programa Estratégico Mesoregional Salmón Más Sustentable está permitiendo cultivar de forma segura en zonas de alta energía

Es cofinanciada por Corfo

Las áreas de mayor exposición incrementan el bienestar animal para los peces, ya que aumenta el recambio de agua y la presencia de oxígeno, entre otros factores positivos para la salmonicultura y su búsqueda por la sostenibilidad ambiental y productiva.

Durante agosto se inició el último año de ejecución del Programa Tecnológico Estratégico para el Desarrollo de la Acuicultura Oceánica (17PTECAO-84017), iniciativa público-privada lanzada en 2019 bajo el alero del Programa Estratégico Mesoregional Salmón Más Sustentable de Corfo y cuyo objetivo es avanzar hacia el cultivo de peces en zonas expuestas o también denominadas de alta energía.   

En este marco, Gabriel Pérez González, quien en mayo asumió como director regional de Corfo Los Lagos, y Macarena Aljaro Inostroza junto a Fernando Hentzschel Martínez, directora de Consorcios y Programas Tecnológicos de Corfo y gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, respectivamente, visitaron los centros “Quillaipe” y “Pirén” de Granja Marina Tornagaleones (GMT – Marine Farm) en donde se están validando las distintas tecnologías que son parte del PTECAO (siglas resumidas de 17PTECAO-84017). Estas son desarrolladas por las empresas proveedoras Walbusch (elabora las balsas e ingeniería de fondeos), Aquarov (fabrica los ROVs, acrónimo del inglés Remotely Operated Vehicle) y AST Networks (genera la domótica).

A la comitiva se sumó el Dr. Daniel Nieto Díaz-Muñoz, director del PTECAO; Gonzalo Romero Muñoz, gerente del Programa Estratégico Mesoregional Salmón Más Sustentable; además de Claudio Andrade y Walter Buschmann Schirmer, gerente de Producción de Agua de Mar de GMT y fundador de Walbusch, respectivamente. 

Condiciones similares a las offshore

Los centros “Quillaipe” y “Pirén” están emplazados en ambas localidades homónimas de la región de Los Lagos. El primero se encuentra ubicado a 28 kilómetros (km) al sur de Puerto Montt, a un costado de la Carretera Austral (Ruta 7), y fondeado a 2,4 km costa afuera frente al sector de Quillaipe. El centro “Quillaipe” está conformado por dos módulos (100 y 200), donde el módulo 100 está compuesto por diez jaulas de 40 x 40 metros (m). De estas diez jaulas de 40 x 40 m, cuatro de ellas corresponden a una de 80 x 80 m modificada. El módulo 200, por su parte, está compuesto por una sola jaula de 80 x 80 m con un pasillo que atraviesa el centro de la jaula y con cuatro dispensadores de alimento.

Por su parte, el centro de cultivo “Pirén” está ubicado a 35 km al sur de Puerto Montt, también a un costado de la Carretera Austral, y fondeado a 5,8 km costa afuera al frente del sector La Arena. A diferencia de “Quillaipe”, “Pirén” es un centro conformado por un módulo de ocho jaulas cuadradas de 50 x 50 m, en que cada una de estas posee un dispensador de alimento.

El director del PTECAO, Dr. Daniel Nieto Díaz-Muñoz, explicó que debido a sus olas medidas de 4 a 6 metros, corrientes de 3 nudos y vientos que pueden superar los 60 kilómetros por hora, ambos centros son considerados de alta energía y representan condiciones similares a las que se encuentran en áreas oceánicas u offshore, como se le conoce por su denominación en inglés.

“Es decir, son dos concesiones ideales para probar nuevas tecnologías que permitan cultivar en áreas marinas más profundas, con un mayor recambio de agua, de oxígeno, entre otras positivas características para la salmonicultura y su búsqueda por la sostenibilidad ambiental y productiva”, enfatizó el Dr. Nieto.

De acuerdo con Claudio Andrade y Walter Buschmann, ha sido tanto el interés generado por esta iniciativa, que otras salmonicultoras también han adquirido estas nuevas tecnologías. Incluso, varias de las balsas de cultivo desarrolladas por Walbusch ya se encuentran operando en concesiones que, debido a sus características expuestas, no se les daba mayor uso, demostrando así la transferencia de tecnología y escalabilidad comercial de los componentes del Programa, que también incluye la robótica submarina para la inspección de jaulas y fondos marinos y el lavado de redes, junto con la domótica y transmisión continua de datos.

Visión de largo plazo

Los programas y consorcios tecnológicos impulsados por Corfo buscan incrementar la tasa de innovación en productos y procesos de las industrias en sectores estratégicos. Esto, mediante la ejecución articulada de portafolios de proyectos de investigación aplicada y desarrollo con visión de largo plazo, que permitan cerrar las brechas detectadas, mejorar la productividad de los rubros y contribuir a diversificar y sofisticar el tejido industrial del país.

En este contexto, Fernando Hentzschel manifestó durante el recorrido por los centros “Quillaipe” y “Pirén” que “una de las gracias que tiene este tipo de desarrollo tecnológico es que se expone a alta energía. Y esto significa generar un tipo de estructura distinto, que es donde ahora mismo estamos parados –los pasillos de la balsa son fabricados por Walbusch–; además de diferentes tipos de tecnologías que no solo sean capaces de contener esta mayor energía, sino que también aumentar la productividad; junto con utilizar una forma de alimentación más innovadora”.

De igual manera, el gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo valoró que el PTECAO genera “una actividad económica más sostenible cada día, encadenando a proveedores de la región (de Los Lagos). Y por supuesto, que también podamos exportar todo esto a otras regiones y otros países”.

En línea con las palabras de Fernando Hentzschel, Macarena Aljaro expresó que este programa destaca porque está conformado por proveedores líderes en sus distintos segmentos de negocios. “Por tanto, entre todos han ido trabajando en conjunto, a través de sus distintas especialidades, en cada uno de los componentes que tiene un centro de cultivo. Y hoy día, el poder estar aquí, permite ver esa integración; una integración que aún está en proceso de seguir creciendo”. A lo que agregó: “El Estado –a través de Corfo– está aportando recursos públicos a que haya un esfuerzo del sector privado de poder orientar este rubro tan importante para toda la macrozona (sur) hacia una producción sostenible”.  

El director regional de Corfo Los Lagos, Gabriel Pérez González, por su parte, manifestó que “ha sido una grata sorpresa ver cómo efectivamente se están aplicando nuevas tecnologías de sensorización, domótica y robótica, además de ingeniería innovadora de estructuras y fondeos, para la industria salmonicultora. Esto, con el objetivo de mejorar su performance, tanto en lo productivo como en la mitigación de su impacto ambiental”.

Al cierre de la jornada, el mismo Gabriel Pérez comentó que están “muy contentos de haber hecho esta visita; e invitamos a toda la industria a sumarse, a seguir estos pasos que son significativos para hacer de la salmonicultura una actividad sostenible e inclusiva tanto para la región de Los Lagos como para todo Chile”.

Mientras tanto, el gerente del Programa Salmón Más Sustentable, Gonzalo Romero Muñoz, destacó que el PTECAO está uniendo las capacidades de un grupo de compañías proveedoras con las capacidades de una empresa productora para dar el salto y validar un modelo estructural y operativo que sea costo efectivo.

“En este sentido –concluyó Gonzalo Romero–, estamos muy contentos de liderar esta iniciativa que apunta a la sostenibilidad del sector y ver cómo ha ido evolucionando no obstante la complejidad de los temas que aborda. De la misma manera, valoramos enormemente que directivos de Corfo Nacional, y nuestro director regional de Los Lagos, hayan podido sumarse a nuestra visita y constatar en terreno los frutos de este trabajo de articulación público-privada que no pudo haberse iniciado sin la importante y decidida participación de Corfo”.